En cada derrota

A partir de una pintada en un puente de la autovía que reaparece cada vez que es borrada, "En cada derrota" pretende recordar que hemos sido muchos quienes nos hemos dejado arrastrar por el desconcierto de estos últimos años sin oponer resistencia a través de pequeñas claudicaciones con el sabor amargo de la derrota.

Entre caídas y espíritu crítico, los artículos escogidos para esta recopilación juegan con la danza que sirve de pretexto para huir del encorsetamiento y la rutina y dejarnos sacudir. Sus "Piruetas", publicadas como blog de autor dentro del periódico Las Provincias, ofrecen al lector un cuerpo a cuerpo a partir de la irrupción de las redes sociales repletas de memes, selfis, drones, cacas con ojos o diógenes sentimentales. graves unas, ligeras otras, mordaces las más, la autora da cabida en ella a reflexiones libres y manifestaciones artísticas y culturales diversas. Así girando en distintos movimientos aparecen consignas, enchufismo, cursiladas líderes, etiquetas, simulacros sociales, desmayos, mentiras oficiales y hasta una generación idiota. También bailan trenes de cercanías y el eterno masculino entre luz y spleen, fajatangas, exilios e incluso la elegancia sobre un dietario que tiene algo de cuadro de época y ritmo caliente de lo que pasa.

Estamos ante "un ejemplo reciente de audacia analítica e interpretativa que asume la mejor tradición literaria" en opinión del escritor Justo Serna, para quien además esta selección ofrece "buena prosa, humor, cultismos, referencias pop, cierta actitud pesimista y, a la postre, un optimismo circunstancial. Fani Fernández nos alivia pero no edulcora. Antes al contrario: se implica y se complica la vida, aunque lo hace con gracia, con desenvoltura, con desenfado".